Posteado por: tucidides | 25 octubre 2009

A Glenn Monroig

Estimado señor:

Debe usted cantarse una canción más. He estado escuchando, varias veces al día, esa salsa tan bien orquestada que promueve el gobierno de Puerto Rico. Su voz, como de costumbre, es ideal para la interpretación. La entonación, el soneo, la despreocupación en los gestos son tan apropiados al ritmo que no hay duda que la salsa puede ser adoptada por usted como género al cual dedicarle varias grabaciones. He admirado lo poco que conozco de su carrera artística. Me impresiona la versatilidad de su voz y aprecio mucho la calidad de su registro donde tanto lucen sus bajos aterciopelados como sus agudos. Ha sabido escoger su repertorio y no resulta fácil cantar sus canciones por la variedad impuesta en los registros. Cuánto disfruto de “Causa Perdida” y “Por Siempre”. Da usted buena vida a una canción de Ilan Chester.

Una de las cualidades que más me gusta es la sensibilidad que imprime a sus interpretaciones y he escuchado cómo, sin acudir al cliché, aborda temas sociales como la falla en la aceptación de la persona por su inclinación sexual, el amigo enfermo, entre otros. Por todo esto creo que debe usted cantarse otra canción. Una canción que salga de usted para todos los puertorriqueños. No quisiera ni me atrevería a decirle qué debe decir la nueva canción. La que está escuchándose por radio y televisión dice algo así como que la verdad del problema es: lo que comienza termina. Juzgo que esta expresión peca de una ambigüedad, que juguetea con el vacío. Sin embargo, en respeto a su trabajo no le sugiero contenidos ni formas. Apenas pido escucharle una canción más.

El martes, 13 de octubre de 2009, asistí a un foro en el Colegio de Abogados de Puerto Rico denominado Cuéntame tu Historia. Allí varios trabajadores del sector público que recibieron carta de cesantía efectivas en noviembre pudieron expresarse ante un panel respetable y representativo de la sociedad civil. Fueron atentamente escuchados. Allí lloraron, mostraron tanto su descontento como su desconcierto. Allí expusieron su dolor, su rabia, su sentir desprotegido. A usted, mi admirado Glenn, le invito a formar parte del panel de este tipo de foro que se está llevando a cabo en diversos lugares de Puerto Rico. El viernes pasado hubo uno en Mayagüez. Anímese a averiguar dónde es el próximo foro. Le aseguro que hallará la sensibilidad requerida para la canción.
No tiene usted que deberse al público ni tiene que hacerme caso si no quiere. No sé si es su aspiración pero el título inexacto: Glenn Monroy La Voz Nacional quizás le ronde muy cerca.

Espero no importunarle sino reiterarle mi admiración.

Atentamente,
Omar Moreno

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: