Posteado por: tucidides | 23 marzo 2010

La cuarta opción de estatus

Eduardo Villanueva Muñoz

El Partido Popular ha entrado en un debate público que nos concierne a todos los puertorriqueños. Ello es así, porque vivimos bajo un Estado Libre Asociado, que no sólo rige la vida de los Populares, sino la de todos los puertorriqueños. Dirigentes del Partido Popular han dicho que al ELA lo definen los Populares. Si sus virtudes y defectos afectaran sólo a los Populares, no tendría ningún problema con ello, pero no es así; el coloniaje, la sujeción de los intereses de Puerto Rico a los de otro país (Estados Unidos), nos afecta a todos. Igual sería si fuéramos una república o un Estado, entonces todo puertorriqueño interesaría opinar y tener algo que ver con la manera en que vamos a organizar la sociedad y el régimen socioeconómico que nos daremos, incluyendo los derechos civiles y humanos que se reconocerán en el nuevo gobierno.

Aclaremos algunos conceptos: la soberanía es el derecho de un pueblo a gobernarse sin la intervención de otro país extranjero. Somos un territorio no incorporado para Estados Unidos y ellos tienen claro que somos un país extranjero respecto a ellos. Por eso permiten exenciones contributivas para inversión, que sólo se las permiten a países extranjeros. En el Artículo VII, sec. 3, de la Constitución de Puerto Rico, se dispuso que cualquier cambio a la Constitución que se aprobara tenía que ser conforme a la Ley de Relaciones Federales, a la Constitución Federal y al sistema republicano de gobierno. Así, el gobierno federal hacía claro que se reservaba el último poder de decidir sobre el gobierno y los asuntos de Puerto Rico.

El debate no es si el Partido Popular va a la derecha o a la izquierda. En asuntos sociales y económicos, el Partido Popular es de izquierda, de centro o de derecha, según convenga a sus principios e intereses electorales. Los demás partidos, cuando actúan de manera posibilista y pragmática, se comportan de igual modo en términos ideológicos. El problema surge cuando se define el Estado Libre Asociado, porque se quiere tergiversar el concepto de soberanía, para definirlo como el derecho del pueblo a darse el tipo de gobierno que prefiera. Con ello se abre la puerta para que se adopte el coloniaje por consentimiento, lo cual es contrario al derecho internacional y a tratados que los propios Estados Unidos han suscrito. Cuando se habla de la Resolución 2625 de la ONU, como una que permite una cuarta opción, distinta a la 1541, que establece como formulas descolonizadoras, la libre asociación, la independencia y la integración, se está diciendo una verdad parcial. Cualquier opción, tiene que partir del ejercicio de la soberanía, que es el derecho a decidir sin la intervención de un país extranjero, que no es lo que ocurrió en el 1952, por más que no se quiera hablar de ello. La verdad sencilla es que los dirigentes del Partido Popular y los teóricos del ELA, no quieren admitir que el ELA es una colonia y la quieren incluir como una opción digna que sólo falta que se mejore y se aclare, que no es colonial ni territorial.

Aníbal Acevedo Vilá tiene razón cuando dice que esa es la posición oficial del Partido Popular desde el año 1998. Cuando hablan de la soberanía del pueblo, no es la del estado político, sino la de cada ciudadano que escoja la relación política que quiera tener con EE.UU., accediendo a ser gobernado por otro país, en violación a la soberanía de su país que es Puerto Rico. En otras palabras, el coloniaje es válido, si consentimos a él, aun cuando no lo hagamos en el ejercicio de la soberanía que se nos ha conculcado. Siendo eso degradante e indigno para la nación puertorriqueña, tengo derecho a opinar y educar sobre ello, aunque no sea Popular, porque el coloniaje no es propiedad privada de ningún partido.

*El autor fue Presidente del Colegio de Abogados y es portavoz del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico.

Fuente: http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=B8940126304856266F20785B232AB1D4

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: