Posteado por: tucidides | 4 abril 2010

Señor Gobernador, hablemos de cultura

Por Ana Teresa Toro / ana.toro@elnuevodia.com

La cultura no es prioridad en el Gobierno. Eso no es noticia nueva.

No se trata de un asunto de mera percepción o especulación, sino de una serie de sucesos acumulados que, administración tras administración, han tenido como resultado que el tema cultural se mantenga como la última prioridad, si es que llega a ostentar esa catalogación.

De hecho, las constantes cancelaciones y demoras en conseguir una entrevista con el Primer Ejecutivo para hablar de cultura son ejemplo de ello. Pues aunque es cierto que cumple una apretadísima agenda, también lo es que fue una gesta epopéyica separar media hora para abordar el tema cultural en su gestión.

Fue precisamente uno de nuestros rasgos culturales -la insistencia, ese ser “como la ladilla”- el que redundó en que el gobernador Luis Fortuño aceptase, finalmente, nuestra invitación a discutir por primera vez en su mandato el lugar que ocupa la cultura dentro de su plataforma administrativa.

Fortuño recibió a El Nuevo Día en su oficina en La Fortaleza y, contrario al imaginario que la calle ha creado de su figura, resultó, hasta cierto punto, cándido en el trato. Confunde un poco eso. Se espera de los gobernantes una cierta aridez, un aire de “jaiba” del cual él no depende para llevar a la acción sus ideas.

¿Existe un conocimiento preciso del presupuesto anual del gasto público en instituciones y actividades culturales?

Es imposible separar una cosa de la otra. Por ejemplo, en la Feria de Artesanías que tuvimos en diciembre, había fondos de Turismo, de Fomento Industrial, de Parques Nacionales, del Instituto de Cultura. Eso se puede ver desde el punto de vista económico, pero yo lo veo también desde el punto de vista cultural. Es imposible saber si es una inversión en turismo o en cultura. Próximamente estaremos auspiciando el Festival de la Palabra, viene gente de todo Iberoamérica. ¿Eso es cultura o es turismo?

¿Existe un estimado de cuántos empleos genera la actividad cultural?

Habría que preguntarse nuevamente: ¿qué es cultura y qué es turismo? o ¿qué es fomento industrial? Por ejemplo, la iniciativa de producción local de televisión en la cual invertimos un millón de dólares. El próximo paso es generar producción internacional desde las instalaciones de WIPR, aprovechando esos espacios.

Se ha rumorado insistentemente sobre la posibilidad de que, bajo esa perspectiva, se fusione la Compañía de Turismo con el Instituto de Cultura Puertorriqueña. ¿Eso es cierto?

Nunca había escuchado eso. Lo que a lo mejor tendría sentido algún día es que en la Junta de Directores se siente un representante de Turismo, pero ni si quiera eso lo hemos discutido.

En cuanto al tema del fomento del arte entre los jóvenes. ¿No resulta contradictorio hablar de esto en momentos en que hay denuncias en torno a la reducción de profesores de arte en el Departamento de Educación?

No hemos cortado plazas de maestros de ninguna destreza. De lo que nadie habla es que ha habido una reducción dramática en el número de estudiantes en el sistema público. En los últimos tres años se redujo en un 11% el número de estudiantes. Si hay una escuela que tiene menos de 100 estudiantes y hay otra a cinco minutos que tiene 250 pues terminarán integrándose. Eso sí está sucediendo y para eso están los proyectos paralelos.

En una de sus últimas entrevistas como secretario de Educación, Carlos Chardón expresó que las humanidades no podían ser prioridad en las escuelas del País porque la agenda académica la establecían los fondos federales. Por eso el énfasis curricular en ciencias y matemáticas. ¿Debe ser este el foco en el Departamento de Educación?

Desgraciadamente hay unas realidades. Tenemos estudiantes que no pueden sumar y restar, multiplicar y dividir; que no pueden leer y eso tiene que acabar. Si tú no puedes hacer tus matemáticas básicas, leer y escribir en inglés y español no puedes hablar de otras materias porque no vas a tener las herramientas necesarias ni un mínimo grado de cultura general.

Tras la implementación de la segunda fase de la Ley 7 muchos empleados quedaron cesanteados en la Escuela de Artes Plásticas y se afectaron principalmente las labores administrativas que permiten su funcionamiento. ¿Qué responde a estas denuncias?

No lo entiendo porque le aumentamos el presupuesto. Es de las pocas agencias de gobierno que tuvo un aumento de un 3% de su presupuesto. Así que no tiene ningún sentido.

Pero eso no implica que no se afecten los puestos administrativos.

Yo me aseguré de que tuviera más fondos de los que tenía el año anterior. La razón de ser de la Escuela de Artes Plásticas son sus estudiantes, no nadie que trabaje allí y yo sé que eso choca con las estructuras tradicionales. Del aumento de presupuesto no habla nadie porque lo que escuchamos es el activismo de la hermana de Celeste Benítez (Marimar Benítez, la rectora de la EAP). Pero qué vamos a hacer.

La situación del Archivo Histórico de Puerto Rico dista mucho de ser la idónea para algo tan importante como el patrimonio histórico del País. ¿De qué manera se va a atender?

Precisamente se acaba de otorgar un contrato. Tengo un gabinete que dividí en cuatro áreas, una de ellas es ‘Calidad de vida’ y ahí están -entre otras- las agencias que tienen que ver con el quehacer histórico cultural. Desde ahí le doy el seguimiento.

Pero ¿hay un conocimiento del estado actual? De los asuntos más urgentes en términos del manejo de los archivos.

Por ejemplo, el contrato que se firmó es para la contratación de personal, un restaurador y para la compra del equipo necesario. El edificio acaba de ser restaurado y la prioridad es la necesidad de mantenimiento de lo que está allí y eso es lo que vamos a atender.

La situación de los productores de eventos culturales ha empeorado en parte por los nuevos criterios en el Departamento del Trabajo para el otorgamiento de los fondos por subvención de empleados. Antes se tomaba en cuenta la propuesta y ahora es por sorteo. ¿Debe ser ese el criterio para el otorgamiento de fondos públicos?

Cuando entramos nos topamos con todos esos programas a través de los cuales se habían firmado contratos bajo la Ley 52 pero durante los primeros seis meses del año fiscal se gastó el 100% de los fondos del año completo. Eso es cierto, ocurrió pero eso es parte del desastre administrativo que heredamos.

Pero, ¿los criterios?

De eso no tengo conocimiento.

Con relación al Instituto de Cultura Puertorriqueña. ¿Por qué no se manejó con prontitud la designación de un nuevo director o directora?

El hecho de que el Presidente de la Junta del ICP fuese seleccionado para ser presidente de la Universidad de Puerto Rico retrasó el proceso.

Recientemente se llevó a cabo en el País la Feria de Arte Contemporáneo CIRCA. En la plataforma de gobierno que presentó como candidato aparece el compromiso de apoyar el desarrollo de la feria que representa una inversión tanto desde el punto de vista económico como del turismo cultural. Sólo se le otorgaron este año unos $10 mil. ¿Por qué?

Yo reconozco que CIRCA es una idea extraordinaria pero durante este primer año ha habido un recorte en todos los gastos del gobierno. El año que viene yo espero que las cosas nos permitan un apoyo mayor.

En ciudades violentas en extremo como Medellín una de las estrategias más asertivas y exitosas del Gobierno ha sido aumentar el gasto público en cultura, precisamente, para que la gente tome y recupere las calles. Pensando en las Fiestas de la Calle San Sebastián: ¿es lo ideal esa perspectiva de que los jóvenes salgan de las calles?

Deben tomarlas responsablemente. Por ejemplo, el Viejo San Juan es un lugar obvio para eso. Apoyo el proyecto del municipio de San Juan peatonal.

¿Y sobre el aumento en la inversión en actividad cultural?

Nuestro programa piloto es Loíza con clases de música, de baile y deportes después de clases que es el horario más crítico. La idea es expandirlo por todo el País.

Gobiernos de avanzada han desarrollado iniciativas como los “think tanks” en la que artistas de diversas disciplinas proponen soluciones a los asuntos del País. ¿Qué lugar debe ocupar el artista dentro de la administración de un país?

El hecho de que alguien tenga una vena artística, que trabaje a tiempo completo o parcial, no impide que pueda ser partícipe completo de la toma de decisiones o de la resolución de problemas. Ahora, no tenemos recursos ilimitados para que una persona no tenga una función específica. Si en el proceso esa persona -por tener esa sensibilidad- puede aportar pues fabuloso.

Finalizada la media hora -medida con exactitud- el Gobernador había confesado además que es un músico frustrado, que tienen un hijo dibujante, que ha comprado en más de una ocasión piezas de artistas locales y que, de las manifestaciones artísticas, la que verdaderamente le apela es la música clásica. Se despidió con la misma candidez curiosa. Salimos por el pasillo en el que se exhiben los retratos de los ex Gobernadores con la sensación de -como todo en materia de cultura- se abarca todo y muchas veces nada. Cruzando la calle: los coquíes pintados de verde y hechos en China.

Fuente: http://www.elnuevodia.com/senorgobernador,hablemosdecultura-692963.html

Anuncios

Categorías