Posteado por: tucidides | 18 abril 2010

En juego el alma de la UPR

18 Abril 2010

Los expertos creen que preservar la excelencia académica de la institución debe formar parte de cualquier decisión económica. Fotos y videos

Por Mildred Rivera Marrero / mrivera1@elnuevodia.com

Las propuestas para manejar el déficit fiscal del Sistema de la Universidad de Puerto Rico (UPR) -que incluyen subir el costo de matrícula y bajar la inversión en servicios educativos- deben considerar la excelencia académica lograda por esa institución no sólo en el País, sino al compararse con universidades de Estados Unidos.

Los cambios en la política de matrícula y de distribución del presupuesto son, precisamente, los asuntos contra los cuales protestarán los estudiantes del Recinto de Río Piedras en el paro decretado para este próximo miércoles y jueves.

El catedrático y miembro del Senado Académico, Ricardo González, señala que el bajo costo del crédito -en comparación con universidades privadas del País y de Estados Unidos- e incentivos como la exención de matrícula, no pueden dejarse fuera de la fórmula que ha permitido que la UPR produzca investigaciones, proyectos y profesionales de alto calibre, que compiten de tú a tú a nivel internacional.

González profesor e investigador del Recinto de Ciencias Médicas subraya que la mayoría de los estudiantes de la UPR (64%) son de escuela pública, por lo que, en general, son de bajos recursos económicos. El subsidio público, que ayuda a bajar el costo de los créditos, da acceso a esa educación, sostiene.

Aunque el costo de estudio en la UPR es más bajo que en las demás instituciones, en especialidades como medicina, los estudiantes se gradúan con un promedio de $50,000 en deudas, asegura González.

Éste afirma que la UPR sigue siendo líder en los estándares de calidad que miden las entidades federales, como el porcentaje de estudiantes que logra graduarse.

Como Sistema, el nivel de graduación en la UPR tiene 40%, mientras que las instituciones privadas tienen un promedio de 23%, según datos del Consejo de Educación Superior (CES).

“Somos la institución elite, líder, una institución de excelencia y la mejor de todas por mucho en el Caribe”, manifiesta González.

Un informe presentado a la Junta de Síndicos en el 2006 reveló que el 70% de los egresados del Recinto de Mayagüez tenía ofertas de trabajo al graduarse y que graduados en áreas de salud aprueban sus respectivas reválidas con tasas de entre 65% a 100%.

Otro estándar que mide calidad, dice el ex decano del Recinto de Cayey, Ram Lamba, son los fondos que se reciben para investigar. En el año 2007-2008 el Sistema UPR recibió $87 millones. Eso representa más del 80% de lo que se otorga en el País.

De hecho, la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas ocupó el lugar 90 de una lista de 132 instituciones, incluidas las norteamericanas, a las cuales los Institutos Nacionales de la Salud le dan fondos de investigación, resalta González.

“Otro factor es la acreditación. En los pasados cinco años, se insistió en acreditar los programas para los cuales haya acreditación, no del Consejo de Educación Superior ni Middle States Commission on Higher Education, que dan acreditación global, sino de organizaciones profesionales que tiene estándares de calidad bien exigentes”, como la Junta de Acreditación de Ingeniería y Tecnología (ABET), explica Lamba.

Según un informe oficial del 2009, de 455 programas académicos, 123 estaban acreditados, 121 en proceso de acreditación y otros 188, bajo evaluación. Esto es parte de un plan estratégico creado por la pasada administración.

Guía para otras instituciones

Mientras, la Universidad del Sagrado Corazón (USC), el Sistema Ana G. Méndez (SUAGM) y la Universidad Interamericana tienen proyectos para mejorar la calidad de la enseñanza y enfocarse en áreas específicas.

El USC tiene un plan hasta el 2014 que revisa anualmente y que tiene como norte la formación integral de sus alumnos, explica el presidente, José Jaime Rivera.

Éste señala que desde 1989 los requisitos de admisión son más rigurosos, lo cual ha bajado la matrícula en 50% y ha permitido que el desempeño de los estudiantes sea mejor.

Sostiene que quieren mejorar su tasa de graduación, que es de 35%, según datos del gobierno federal, y que para ello hacen un estudio. Hasta ahora, han visto una relación entre las exigencias de los patronos de los estudiantes y el abandono de los estudios.

Destaca que el USC no es una universidad dirigida a la investigación, sino a la docencia. Pero están fortaleciendo las áreas de ciencias naturales y han recibido sobre $2.5 millones para investigación en los últimos dos años.

La Universidad Interamericana también está mirando al área de investigación desde hace dos años “debido al crecimiento de los programas doctorales”, explica el presidente de la institución, Manuel J. Fernós. El año pasado, dice, recibieron $1.5 millones en fondos de propuestas competitivas.

Fernós también mencionó un plan de trabajo a cinco años, en el cual destaca la gestión actual para acreditar o reacreditar 64 programas con organizaciones profesionales. Los profesores, explica Fernós, tienen que tener un grado más alto al nivel que enseñan, bachillerato si ofrecen asociado.

La Interamericana, igual que otras instituciones privadas, tiene un costo más alto que la UPR, pero según Fernós “el rendimiento del dólar es mayor. Con un dólar hacemos lo que le toma $4 a la UPR”, afirma Fernós.

Una de las diferencias entre el sector privado y la UPR, señalada por los entrevistados, es la agilidad para crear programas u ofrecer horarios ajustados a los alumnos que trabajan.

Entre las innovaciones más frecuentes están los cursos a distancia y de fines de semana. En el caso de la Interamericana, 19,600 estudiantes tomó al menos un curso a distancia en el 2009, afirma Fernós.

El SUAGM presentó el año pasado una solicitud al Consejo de Educación Superior para crear la primera universidad virtual, dice Jorge Crespo, vicepresidente de Asuntos Académicos y Planificación de la institución. La entidad dará grados totalmente en línea.

Crespo sostiene que, históricamente, la misión del SUAGM ha sido servir a “los sectores más desventajados económica y académicamente”, pero asegura que el promedio académico del alumno de esa institución ha mejorado, de 2.5 a 3.5. El SUAGM también quiere fortalecer las áreas de ciencia, matemáticas, ingeniería y salud.

Fuente: http://www.elnuevodia.com/enjuegoelalmadelaupr-687737.html

Anuncios

Categorías