Posteado por: tucidides | 27 mayo 2010

Degradación del proyecto universitario II: gran tajada para mejoras permanentes

May 27, 2010
Por: Odalys Rivera y Marcos Pérez
De: Diálogo

A pesar de ser la dependencia más pequeña, la que alberga menos personal y la que menos servicios presta dentro del Sistema de la Universidad de Puerto Rico (UPR), durante toda una década la Administración Central (AC) ha recibido en promedio casi la misma cantidad de fondos para mejoras permanentes que el Recinto de Río Piedras, que es el más grande de toda la institución.

Así lo demuestra un estudio exhaustivo sobre el presupuesto de los últimos años destinado a la institución realizado por Diálogo junto a un comité interdisciplinario asesor en finanzas, contabilidad y economía, del que cual hoy publicamos la segunda entrega.

El análisis de las tendencias que arrojan los presupuestos asignados por el Estado a la UPR desde el 2001 hasta el presente revela que en promedio la AC de la UPR recibió sobre $19 millones y al Recinto de Río Piedras se le asignó alrededor de $21 millones durante ese periodo. Los recintos de Ciencias Médicas y Mayagüez, que son los otros dos centros más grandes de la institución, recibieron sumas muy por debajo de las partidas concedidas a la AC: entre $13 y $15 millones, respectivamente.

El promedio de la asignación para la AC durante ese periodo fue aun mayor que el de siete recintos juntos. El promedio de las asignaciones de la UPR en Aguadilla, Arecibo, Carolina, Cayey, Humacao, Ponce y Utuado totalizó $13.2 millones durante ese mismo tiempo.

Resulta notable en el estudio que en esa última década hay una tendencia a asignarle más fondos por concepto de mejoras permanentes a la AC que al resto de las unidades del Sistema UPR.

Incluso a partir del 2007 se asignan más fondos de mejoras permanentes a la AC que a cualquier otro recinto, incluido Río Piedras. En ese año, se observa que los fondos asignados a la AC con dichos fines se disparan significativamente en un marcado contraste con el resto de los recintos.

Mientras unidades como Ponce y Carolina, por ejemplo, recibieron $65 mil y $900 mil respectivamente para realizar mejoras en sus recintos a la AC se le asignó año $17.6 millones ese mismo.

Otro dato que resalta la investigación es que la asignación más baja para mejoras permanentes es la recomendada para el año 2011, mientras que la más alta es la gastada en el 2009.

En el 2009, por ejemplo, la partida de mejoras permanente de la AC aumentó a $84.6 millones, una cifra mucho mayor que las establecidas para los recintos de Río Piedras ($64.2 ), Mayagüez ($45.5) y Ciencias Médicas ($46.8). Esa cantidad también es mucho mayor que la del resto de los recintos juntos.

Para el 2010, la partida para la AC por concepto de mejoras permanentes se reduce a $43.4 millones. Sin embargo, ésta continúa superando las asignaciones de los demás recintos incluidos Río Piedras, Mayagüez y Ciencias Médicas. Más aún, hay recintos como Humacao y Utuado con cero asignaciones.

Las asignaciones proyectadas para el 2011 acentúan esta tendencia. Se nota una reducción sustantiva en los fondos de mejoras permanentes. Para ese año se espera que la suma total de estos fondos en la UPR sea de $29.3 millones, que representa un poco más de la mitad de lo asignado en el 2001.

No obstante, la AC ocupa el segundo lugar en dinero asignado entre todas las demás unidades. Se le asigna sobre $7 millones, mientras que a recintos como Aguadilla, Arecibo, Carolina, Humacao, Ponce y Utuado no se le concede ni un solo centavo para realizar mejoras.

Llama la atención además que, entre los recintos más pequeños, es Bayamón el que luce como el más privilegiado. Su asignación promedio para mejoras permanentes durante el periodo analizado fue de aproximadamente $10 millones. Por otro lado, entre los recintos menos favorecidos figuran Ponce, Carolina y Arecibo.

El financiamiento

¿De donde la UPR obtiene el dinero para ampliar o expandir sus instalaciones? Según el documento de Presupuesto de Puerto Rico, 2010-2011, la UPR “obtiene fondos para el financiamiento de sus mejoras capitales mediante la emisión de bonos. Estas se utilizan para la remodelación y reacondicionamiento de sus estructuras, así como para el desarrollo de nuevos proyectos de infraestructura”. Cabe mencionar que los recursos provenientes de la emisión de bonos “no pueden utilizarse para sufragar gastos operacionales de las agencias”, según se especifica en el Presupuesto de Puerto Rico, 2007-2008 (énfasis añadido).

Resulta curioso que entre el año 2001 y 2008 los proyectos de mejoras permanentes fueron financiados fundamentalmente mediante préstamos y emisiones de bonos.

Sin embargo, a partir del 2009, cuando comenzaba a hacerse evidente la crítica situación fiscal por la que atravesaba la institución, se realizaron las emisiones de bonos más cuantiosas (sobre $250 millones, tal como refleja la tabla 4). Asimismo, se destinó a la partida de mejoras permanentes dinero proveniente de fondos federales, ingresos propios y otros ingresos no especificados.

Mejoras Permanentes

Estos hallazgos dejan sobre el tapete varias preguntas: ¿Cómo se justifica que en tiempos de crisis se realice una emisión de más de $250 millones para el financiamiento de mejoras permanentes? ¿Cuáles son las mejoras permanentes que se realizaría entre el 2009 y 2010 en la AC que ascienden a $128 millones? ¿Por qué la AC siempre recibe la cantidad mayor para mejoras permanentes? ¿Por qué se destinan más de $45.7 millones en fondos federales, ingresos propios y otros ingresos entre el 2009 y 2010 para sufragar mejoras permanentes, cuando estos fondos podrían utilizarse para sufragar costos de funcionamiento?

Mejoras Perma Tablas

Fuente: http://dialogodigital.com/en/upr-extramuros/2010/05/degradacion-proyecto-universitario-ii-gran-tajada-mejoras-permanentes

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: