Posteado por: tucidides | 28 mayo 2010

Reaparece el Cerro Maravilla

Por Rafael Cancel Miranda
Ex prisionero político
Especial en Claridad

Tener poder, o creer tenerlo,
no da derecho a ser canalla.

Abusos como los cometidos por la policía colonial contra los estudiantes en el Hotel Sheraton de San Juan la noche del 20 de mayo son los que llevan a los pueblos a la lucha armada. Lo visto a través de los canales de televisión parecía una película de horror pues es difícil imaginarse que en la vida real exista tanta maldad. Era tal el salvajismo que más que seres humanos, esos policías parecían animales salvajes o individuos drogados y fuera de sí.

Ese día los estudiantes universitarios y los obreros realizaban una demostración pacífica en protesta por las asfixiantes medidas económicas impuestas a trabajadores y estudiantes por el Fondo Monetario Internacional a través del gobernador colonial Fortuño. éste se encontraba en el lugar asistiendo a una actividad de recaudación de fondos para su partido político a $1,000 el plato.

Los manifestantes se ubicaron en el vestíbulo del hotel y algunos huéspedes que se encontraban en el área coreaban las consignas junto a ellos y les expresaban su simpatía cuando la policía irrumpió violentamente en el lugar. Bloquearon las salidas y procedieron a golpear a los estudiantes. Vimos cómo macaneaban por la espalda a jovencitos que corrían tratando de salir. Vimos mujeres golpeadas en el piso y cómo tres policías sujetaban a un estudiante boca abajo en el piso, mientras otro le disparaba a quemarropa tres veces con una pistola Taser en distintas partes del cuerpo. Para mayor cinismo, pese a todas las evidencias, tanto el llamado Superintendente de la Policía como el supuesto gobernador Fortuño acusan a los estudiantes y a los obreros de ser violentos. En mis barrios, a eso le llamamos tener fuerza de cara.

Lo mismo hicieron cuando asesinaron a dos jóvenes en el Cerro Maravilla en 1978. En aquella ocasión le mintieron descaradamente al pueblo intentando presentar a las víctimas como victimarios. Este superintendente Figueroa Sancha, conocido como “Pepe Spray” por haber rociado con gas pimienta a los reporteros que cubrían un allanamiento del FBI, calificó como héroes a los policías que cometieron la brutalidad en el Sheraton, al igual que lo hizo el entonces gobernador Romero Barceló, quien llamó héroes a los policías asesinos del Cerro Maravilla, los mismos que años más tarde fueron juzgados y encarcelados por sus crímenes.

Digo que reaparece el Cerro Maravilla porque precisamente es la pareja de Romero Barceló y Pedro Rivera Casiano la que logra la designación de José Ramón de la Torre como presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Ahora, 32 años después del crimen del Cerro Maravilla regresan acompañados de sus lacayos De la Torre, (quien como director del Instituto de Cultura Puertorriqueña otorgó la Medalla de la Cultura a Romero) Rodríguez Pujada, secretario de la Gobernación, y su amigo Alexis Rivera, director ejecutivo de la oficina del Presidente de la UPR e hijo de Rivera Casiano, y la ex juez Ygrí Rivera, presidenta de la Junta de Síndicos y prima de Rivera Casiano (y quien tuvo a su cargo la seguridad de Romero Barceló cuando era Gobernador), y tienen mucho que ver con la actitud temeraria de la administración universitaria hacia los estudiantes en huelga.

Más allá del peligro que representa esta actitud temeraria para la Universidad, nos preocupa que es la misma actitud que se asume ante el pueblo en general, o sea, que la gente entienda que no tiene derecho a reclamar nada, y que si insisten, los que detentan el poder les echarán la policía encima. Siendo así, el pueblo no tendría otra alternativa que ir más allá de las huelgas y los paros para defenderse.

21 de mayo de 2010
San Juan, Puerto Rico

Fuente: http://claridadpuertorico.com/content.html?news=D5FFDD75304856266F9E57B3DFC6DDBB

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: