Posteado por: tucidides | 31 mayo 2010

Hora de ajustar cuentas en la UPR

30 Mayo 2010

$300 millones sin cobrar y no descartan aumentar la matrícula en agosto

Por Gloria Ruiz Kuilan / gruiz@elnuevodia.com

En la última década, las cuentas por cobrar de la Universidad de Puerto Rico (UPR) se acumularon de forma paulatina hasta acercarse a los $300 millones, mientras los gastos siguieron un ritmo ascendente contrario a los ingresos, reveló un análisis de las finanzas de la institución.

Entre las agencias que más le adeudan están la Administración de Servicios Médicos ($23 millones), el Departamento de Educación ($16 millones), el de Salud ($9 millones) y la Compañía de Turismo ($6 millones). Esa situación tiene su impacto en el presupuesto operacional y la liquidez del primer centro docente del país -que por años opera con pérdidas y logra mitigarlas por el dinero que recibe del Estado. Sin embargo, el cuadro fiscal se agrava con la socavación -mediante leyes- de la fórmula por la cual la universidad recibe ingresos atada a una baja en recaudos del gobierno, en gran medida, producto de la recesión.

Ese es el cuadro que surge de un examen realizado por El Nuevo Día junto a dos contables sobre los estados financieros auditados de la UPR -del 2000 hasta el 30 de junio de 2008- y los presupuestos globales hasta el vigente – incluyendo la nómina de la Administración Central y de la Junta de Síndicos. Los informes auditados del 2009 aún no están listos, dijo el director de finanzas de la UPR, Gabriel Rivera, quien tampoco mostró los no auditados del 2009. Adujo para ello que aún hay partidas en disputa.

Según se desprende de los documentos provistos por la Oficina de Presupuesto y la de Finanzas de la UPR, el presupuesto operacional para este año fiscal comparado con el año anterior se redujo en sólo $613,729 con la ayuda de $105 millones en fondos ARRA. Las nóminas mostradas sólo exhiben una baja de $16,859 entre el año fiscal pasado y el vigente. Hubo oficinas que tuvieron un aumento presupuestario entre las que destacan: la Vicepresidencia en Asuntos Académicos, la Vicepresidencia en Investigación y Tecnología, la Vicepresidencia en Asuntos Estudiantiles, la Oficina de Recursos Humanos, Finanzas (Oficina del Director), Contabilidad, Seguros, Presupuesto, Diseño y Construcción y Asuntos Legales.

En medio del conflicto huelgario -que entra en su sexta semana- el diálogo se ha centrado en la polémica Certificación 98 sobre exenciones en matrícula (que generan aproximadamente $15 millones). Pero el asunto más espinoso será las finanzas, pronosticó Rivera. Los estudiantes reclaman los documentos que revelen la crisis fiscal de la UPR, mientras la administración reclama que ha sido transparente en ese asunto. Entretanto, queda sin descartar un alza en la matrícula estudiantil, según la propia administración universitaria.

Durante la presentación y discusión de documentos a El Nuevo Día, el director de la Oficina de Finanzas y la directora de la Oficina de Presupuesto, Brunilda Pereira, dijeron que aún no tienen un plan para trabajar con el enrevesado panorama fiscal de la UPR. “En eso se está trabajando. El proceso normal (sin huelga) hubiese permitido que las personas fueran a su oficina a trabajar esto”, dijo Rivera.

El mayor problema que afrontan las finanzas de la UPR es la falta de liquidez, que se deriva de la inacción por años en el cobro de cuentas, reconoció Rivera. Del 2000 al 2008 las cuentas por cobrar aumentaron 137%. A la UPR se le debe -al 30 de junio de 2008- casi $291 millones. De esa cantidad, poco más de $158 millones son deudas cobrables. En esos ocho años las cuentas consideradas de cobrabilidad dudosa (pérdida) subieron de 27% a 46%, indican los contables públicos autorizados Nelly Vázquez y Luis Torres Llompart.

“Este dato es de particular importancia ya que las cuentas por cobrar representan más de la mitad de los activos corrientes de la UPR. El deterioro no viene de un día a otro y es más evidente por la línea de crédito que se tomó en el 2005”, dijo Torres Llompart.

“Obviamente entiendo que posiblemente no se tomaron medidas preventivas a tiempo”, sostuvo Vázquez.

Los contables indicaron que como medidas de sana administración la UPR debió buscar alternativas a la baja en la fórmula, cobrar las cuentas, reestructurar, reducir gastos y buscar fondos adicionales de ingreso.

El efectivo se ha reducido un 20% y los gastos aumentaron 40% de 2002 a 2008. La mayoría de las cuentas a cobrar son de agencias públicas, lo que es más preocupante si se considera que todo el Gobierno tiene problemas económicos. El recinto que más cuentas por cobrar tiene es Ciencias Médicas ($38 millones) seguido por la Administración Central ($14 millones).

Rivera no precisó cuánto dinero le queda en caja a la UPR para continuar sus obligaciones regulares, pero advirtió que “ahora mismo estamos en déficit en caja”. “Lo que estamos haciendo es retrasando algunos pagos importantes. Por ejemplo, se debe energía eléctrica, plan médico… se está manejando la caja a nivel de que se paga lo más crítico”, dijo.

Recién la administración universitaria encaminó una campaña de medios -incluido un mensaje televisado del Presidente de la UPR- de la mano de un pleito legal contra estudiantes, cuyo costo no fue revelado en la lista de contratos otorgados y gastos en servicios legales externos, cuya partida asciende a $2,073,141. En total, la lista de contratos por servicios profesionales vigente -sobre todo de orientación, adiestramiento, servicios legales, construcción y reparación de estructuras- provisto por la Oficina de Presupuesto, suma $16,552,380.

El cuadro fiscal de la universidad se complica con el problema recurrente por años de leyes que erosionaron la fórmula del 9.6% con la que se calcula el dinero que se le asigna del Fondo General, según dispone la Ley 2 de 1966.

En el 1999 se eliminó la Ley 64 de 1969 que le daba dinero a la UPR del Fondo Educacional. También para esa fecha y con la intención de crear vales educativos se enmendó la Ley de Juegos de Azar que le quitó $40 millones. El dinero se le restituyó por ley en el 2005.

Los golpes más recientes provinieron al crearse el IVU en el 2006 que eliminó el arbitrio general de 6.6% del cual la UPR obtenía $68 millones, reconoció Rivera.

Más reciente, se aprobó la Ley 7 que creó ingresos temporeros y permanentes de los que se excluyó como recipiente a la UPR. Un agravante adicional es la recesión económica que sufre el país desde hace más de tres años y de la cual la UPR comienza a sentir sus embates en el año fiscal corriente porque la fórmula de ingresos se calcula con los dos años previos al vigente.

Por primera vez desde el 2002 hasta el 2008, la UPR termina aun después de las aportaciones del Estado- con una pérdida neta de $697,807 pese a que desde el 2007 se estableció un alza escalonada en matrículas para estudiantes de nuevo ingreso. Para el próximo año fiscal el déficit operacional se estima en casi $166 millones. La Directora de Presupuesto indicó que aún trabaja con diversos escenarios en busca de economías.

Fuente: http://www.facebook.com/notes/estudiantes-de-la-upr-informan/hora-de-ajustar-cuentas-en-la-upr/123899370975025

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: