Posteado por: tucidides | 5 junio 2010

Mensaje de la Presidenta del Consejo General de Estudiantes de RCM en la graduación

Mensaje de la Presidenta del Consejo General de Estudiantes

Recinto de Ciencias Médicas
Cuadragésima Cuarta Colación de Grados
Viernes 4 de junio de 2010

Hoy saludo de forma particular a mis compañeros estudiantes, motivo por el cuál
se hace esta colación de grados. Hoy culminamos jubilosos muchos años de estudios ,
prácticas e investigaciones. Les quiero felicitar por llegar hasta aquí de forma exitosa.
Como graduanda, me consta que las noches son largas y a la vez cortas en la biblio y en
el Centro; que fueron muchos los sueños y los jangueos perdidos; fue mucho el
esfuerzo, pero valió la pena hemos alcanzado nuestra meta. También corresponde una
felicitación especial a los profesores e instructores clínicos que con tanta paciencia y
dedicación nos guiaron a través de este camino y nos enseñaron lo hermoso y la alegría
que representa el servir y ser instrumento de sanación para nuestra gente. Otro
componente importante y esencial son nuestros familiares que hoy nos acompañan (y
los que nos acompañan en espíritu), ya que -sin su apoyo, amor y paciencia
incondicional- no hubiéramos sobrevivido a la locura que, a veces, representa estudiar
en este Recinto. Sería egoísta de nuestra parte asumir estos logros como si fueran
solamente propios y no compartirlos con ustedes. También quiero señalar la
encomiable labor de la APPU y varios estudiantes de este Recinto en hacer una
actividad simbólica de graduación para los estudiantes graduandos de este sistema
frente a los portones del Recinto de Río Piedras. Nuestros compañeros graduandos
también merecen reconocimiento por sus logros y triunfos alcanzados durante estos
años de estudio.

Compañeros, hoy dejamos de ser el futuro para convertirnos en el presente de
un sistema de Salud en decadencia y de una sociedad que necesita de nuestra
contribución y compromiso. Me siento orgullosa del compromiso que se ha demostrado
con los servicios médicos y con los pacientes. No dudo de que esto se reflejará en un
servicio productivo a nuestra sociedad que tanto lo necesita. Dado el momento
histórico que vivimos, tenemos que ser conscientes de que estamos integrándonos a un
sistema que necesita urgentemente de redención y sangre nueva. La construcción de
un sistema justo no se hace a través de un punto de vista de indiferencia. Actualmente,
la inacción no es la alternativa y nunca lo será mientras existan injusticias, violaciones a
la ley, falta de prioridades de este gobierno y sobre todo indiferencia ante las
poblaciones que necesitan acceso justo y equitativo a servicios de salud y a la
educación.

Además de celebrar los logros y triunfos que hoy alcanzamos, nos debemos
también sentir orgullosos y agradecidos con la vida de que nos haya permitido ser
estudiantes en momentos tan reinvindicadores e importantes, en términos históricos
para nosotros. Este movimiento, que se ha mantenido fuerte y combatiente por casi
mes y medio, ha manifestado de forma enérgica que los estudiantes hemos tomado en
nuestras manos la defensa de una genuina y válida causa: el compromiso con la
educación pública y, sobre todo, el derecho y el acceso a esta educación. Ya no es una
opción confiar en administradores de esta universidad ni en el gobierno para defender
este derecho inviolable y constitucional. Llamarles universitarios a esta
administración, que deja transgredir a diestra y siniestra la autonomía conferida a esta
Institución por ley, le falta el respeto a lo que en realidad es el espíritu universitario. Es
obvio, que el gobierno y la administración que afirme que ESTO que hoy celebramos la
culminación de nuestros estudios y la adquisición de nuestros grados- es meramente un
privilegio o -peor aún- un negocio, cree en la intolerancia , el despotismo y en la
dominación, ya que a esto se presta un país no educado. En nuestro caso, sentimos
incluso que juegan con el futuro de la salud de Puerto Rico. Como leen las pancartas en
el Recinto hermano de Río Piedras, no dejaremos dormir al que no nos deja soñar. Y
permítanme decirles algo, los estudiantes somos soñadores empedernidos y batallamos
por cambiar sueños por realidades tangibles y justas. Nuestras conciencias no están
hechas para ser indiferentes ante la realidad tan arbitraria y opresiva que nos ha tocado
vivir, donde la ley de la macana y las violaciones a derechos civiles y humanos imperan
en vez un diálogo ponderado y civil.

Como estudiantes universitarios nos distingue una sensibilidad muy única, la cual
les exhorto a no limitar ni perder. Como decía nuestro modelo a seguir, Ramón
Emeterio Betances: no estamos hechos para conformarnos con la indiferencia. Y yo les
invito a que no dejemos perder la sensibilidad ni que la limitemos a la población a la que
vayamos a ofrecer servicios; sino que por el contrario- nunca nos conformemos ante
las iniquidades sociales y seamos sensibles a ellas, ya que impactarán siempre muy
directamente a nuestra gente.

Por último, nunca olviden que no somos aves de paso en la Universidad; somos
en realidad lo único constante en ella. Es nuestra, y vamos a luchar por ella cada vez
que sea necesario: como antes, como ahora y como nuestros hijos y nietos lo harán, sin
miedo alguno. Como dice Bertolt Brecht: Hay hombres que luchan un día y son
buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos. Pero hay quienes luchan toda una vida, esos son los
imprescindibles. ¡Que vivan los estudiantes!

Zayra E. Marrero Burgos
Presidenta
Consejo General de Estudiantes
UPR-Recinto de Ciencias Médicas

Fuente: http://www.facebook.com/notes/estudiantes-de-la-upr-informan/mensaje-de-la-presidenta-del-consejo-general-de-estudiantes-de-rcm-en-la-graduac/125164397515189

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: